Aprendizajes de la Red Innova 2013

jul 9, 2013 - Escrito por:     - Deja tu Comentario    - Categoría: General

El pasado 27 y 28 de Junio se realizó por 1º vez en Argentina el reconocido encuentro anual de Geeks, Techs y Entepreneurs denominado Red Innova. Dicha conferencia internacional congrega a famosos exponentes del mundo de la creatividad, innovación, tecnología y reconocidos emprendedores de industrias varias, pero principalmente de Internet.
 
Sin lugar a dudas, una experiencia muy enriquecedora que renueva las energías de hacer, siendo una fuente inagotable de inspiraciones que va más allá de los 2 días de intensivo networking.
 
Para quienes asistimos por primera vez a este tipo de eventos de gran impacto y magnitud, el aprendizaje siempre es positivo por supuesto, donde se destaca y admira el gran esfuerzo de coordinación por parte de los organizadores.
 
Sin pretender hacer un resumen o detalle descriptivo de todo lo vivido y analizado, sí comparto una serie de anotaciones personales, bien a la vieja usanza de lápiz y papel:
 
  • Silicon Valley está a la vuelta de la esquina: A veces idealizamos lo que está afuera, y perdemos consciencia de las grandes revelaciones próximas. Un claro ejemplo de ello es Mercado Libre. Marcos Galperín, su Fundador y CEO, dió cátedra sobre los beneficios de crear un sistema de Emprendedores e Inversores. Haciendo un repaso breve por su historia, compartió su visión sobre cómo la tecnología mobile está masificando la industria de internet en todos los sectores productivos.
  • No nos cansemos del A/B Testing: Roby Souviron, Fundador y CEO de Despegar.com, nos reveló su secreto de mejora constante y de por qué son la agencia de viajes más grande de Latinoamérica. Debemos estar bien atentos a las oportunidades, en el lugar correcto, en el momento oportuno. Identificar mercados que están creciendo y hacer mucho benchmarking.
  • ¿Emprendedores o Empresarios?: La disertación y oratoria de Santiago Bilinkis me pareció la más sincera. Comentaba que a veces prefiere seguir auto denominándose como “emprendedor” por sobre “empresario” dado la connotación negativa de éste último concepto, por lo menos acá en la Argentina. Ser emprendedor está bien para impulsar la decisión y convicción del hacer. Pero ser empresario es saber que “solo tenemos un bala” para apuntar y enfocar nuestros objetivos, posicionándonos así en una realidad de que los proyectos deben ser sustentables y rentables. Pedir fondos pareciera que hoy es la moda, antes que ser financiados directamente por los mismos clientes y ser ellos quien nos juzguen. Asentar los pies sobre la tierra, y que sea el trabajo constante el verdadero camino al exitoso. Cabe aclarar que se entiende como “éxito” a la propuesta real de valor agregado y no a cómo ser utópicamente millonario como expresión de deseo. En definitiva hay que pensar en grande, porque “emprender algo para un mercado chico y poca proyección, mejor es jugar a la lotería”. Está bien arriesgarse, pero no por ello debemos ser kamikazes o quedarnos a mitad de camino, dado que “hay un protocolo para hacer las cosas, incluso, para subir el Everest”.
  • El fracaso antes del éxito: Todo lo que escuchamos fueron proyectos exitosos, de emprendedores exitosos. Si bien aprendimos mucho, creo que podría haber sido aún más provechoso escuchar también la otra campana. “De los errores también se aprende”, hubiese sido un buen nombre de un panel que no existió, o por lo menos no encajaba dentro de éste contexto.
  • La carga de batería es la condena: Todo muy tecno, pero en un mundo hiperconectado donde los dispositivos múltiples son el mandato (Smartphones, Tablets, Notebooks, etc), que haya pocas tomas corrientes disponibles en el evento puede ser crucial. Una clara necesidad que tendrá varios clientes asegurados a quien proponga una idea innovadora (por ejemplo en la terminal de retiro ya existe una “dispenser de energía” para canjear carga por unos pocos billetes y minutos de espera). No por nada provoca tanto revuelo y expectativas el invento de Esha Khare.
  • Elevator Pitch, o cómo imitar a Steve Jobs: Definitivamente es la regla. Hubo diversos proyectos realmente muy interesantes, pero quedaban absolutamente unificados en su discurso bajo la misma receta: ser carismáticos, evangelizar las virtudes del producto / servicio hasta llevarlo al halo máximo de misticismo, no hay lugar a la improvisación (todo está cuidadosamente guionado), inventarnos necesidades que no necesitamos. Para quienes leímos la biografía de Steve Jobs por Walter Isaacson, ya conocemos el relato de la película. Personalmente, me hubiese gustado ver y escuchar otro formato, fuera de todo estándar y lejos de la enlatada promesa bañada del aura de “cómo ser exitoso”. Si quieren algo de Steve Jobs, recomiendo este revelador video:
 
En definitiva, siempre seguimos estudiando y aprendiendo. Conversar con conocidos y extraños, que el Coffe Break es el lugar donde se producen los encuentros. En fin, no todo es escuchar disertaciones y soñar, sino que hay que salir afuera y vivir la vida de uno (no la de otros).